La ciudad de los dioses, Teotihuacán

TeotihuacanTeotihuacan “lugar donde los dioses fueron creados”, es la más importante ciudad de México antiguo, considerada también como uno de los polos culturales más poderosos de fe en Mesoamérica.

Su indiscutible valor universal se aprecia en la disposición geométrica de su traza urbana, articulada por ejes ortogonales, relacionadas con las elevaciones geográficas circundantes que sirvieron de modelo a numerosas ciudades prehispánicas. Sitio arqueológico excepcional donde destacan las pirámides del Sol y de la Luna.

Toda esta riqueza arqueológica que guarda Teotihuacan la llevo a ser reconocida por la UNESCO, e inscrita en la lista como Patrimonio Mundial el 11 de diciembre de 1987.

La celebración del 25 aniversario de Teotihuacan como patrimonio mundial comenzó desde agosto pasado, con la reapertura al público del complejo arquitectónico Quetzalpapálotl, también conocido como Quetzal-mariposa, intervenido por expertos del INAH para frenar el deterioro de dicho espacio ?cercano a la Pirámide de la Luna? claro ejemplo de la arquitectura palaciega que se desarrolló hace mil 500 años, en esta ciudad mesoamericana.

Con la reapertura del conjunto Quetzalpapálotl también se abre un nuevo tipo de visita en esta zona arqueológica localizada en el Estado de México. Con este propósito se diseñaron senderos que facilitan el flujo de personas y, específicamente en el Patio de los Pilares, se instaló un mirador en su lado oriente que permitirá apreciarlo sin afectar los pórticos que lo rodean.

La Zona arqueológica de Teotihuacan, testimonio material de una de las ciudades prehispánicas mejor planificadas y extensas del mundo antiguo. Por sus valores históricos, culturales y educativos, hoy en día, no solo es el sitio arqueológico más visitado, sino se ha consolidado como centro de atracción turística internacional.

Teotihuacan,_Estado_de_MéxicoTeotihuacan fue la metrópoli más importante de Mesoamérica y una de las más complejas de América. Se le ha considerado un centro religioso y de peregrinación, una suerte de imán para pobladores de todas partes de Mesoamérica. En su momento de mayor apogeo tuvo más de 150 mil habitantes distribuidos en 22 kilómetros cuadrados, que la convirtió en una de las más grandes del continente.

*** Para conmemorar el 25° aniversario de la inclusión del sitio en la lista de la UNESCO, se colocarán 250 placas delimitadoras en áreas que circundan el polígono de protección de la zona

*** La medida, a cargo del INAH en coordinación con el municipio de Teotihuacan, tiene por objeto contener el crecimiento de la mancha urbana en torno a la ciudad precolombina

Con la colocación de 250 placas delimitadoras alrededor del polígono de protección de la Zona Arqueológica de Teotihuacan (ZAT), se conmemorará el 25° aniversario de la inclusión de este sitio prehispánico en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Además de esta medida protección, que ayudará a contener el avance de la mancha urbana sobre la urbe prehispánica, se llevarán a cabo un ciclo de conferencias y la apertura de dos exposiciones fotográficas en los dos museos del sitio arqueológico, para celebrar la declaratoria de 1987.

La colocación de placas delimitadoras en comunidades del municipio de Teotihuacan, Estado de México, se efectuará el viernes 14 de diciembre, a cargo de autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en coordinación con el ayuntamiento, informó la arqueóloga Verónica Ortega Cabrera, subdirectora técnica de la ZAT.

Explicó que mediante una serie de acuerdos entre la dirección de la ZAT y las autoridades municipales “se determinó que el ayuntamiento marcaría en la traza urbana de sus comunidades, los límites del área de protección de los monumentos arqueológicos, de manera que ahora se colocará la primera placa de este proceso y el municipio entregará al INAH las otras que hay que colocar”.

Ortega Cabrera precisó que el polígono de protección de la urbe prehispánica, declarado en 1988, comprende una superficie total de tres mil 381 hectáreas, divididas en tres áreas (A,B y C). Las placas —de forma circular— demarcarán el límite de las áreas B y C del polígono de protección, y tienen la leyenda “Límite del área ampliada de Monumentos Arqueológicos Área B, D.O.F. 30 de agosto de 1988”.

La arqueóloga detalló que los letreros, elaborados con material reciclable, serán colocados a 50 metros de distancia entre sí, en las áreas urbanas del municipio de Teotihuacan que circundan el sitio prehispánico, correspondientes a las localidades de San Francisco Mazapa, La Purificación, San Sebastián Xolalpa, San Juan Teotihuacan y Santa María Coatlán.

Verónica Ortega indicó además que, en julio del presente año, el INAH comenzó la adquisición de predios en el municipio de Oztoyohualco, en la parte Oeste de la zona arqueológica, proceso con el cual, una vez concretado, “se añadirán al sitio prehispánico 24 hectáreas de terreno, que estarán destinadas a la conservación, para investigaciones arqueológicas futuras y para ampliar el área de amortiguamiento”.

La Zona Arqueológica de Teotihuacan fue inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial, el 11 de diciembre de 1987; es considerada la metrópoli más importante del México antiguo, y como uno de los centros culturales más importantes de Mesoamérica. Su valor excepcional radica en la disposición geométrica de su traza urbana, articulada por ejes ortogonales que se relacionan con las elevaciones geográficas que la rodean. Su modelo urbano, del que destacan las pirámides del Sol y de la Luna, fue retomado por muchas otras ciudades prehispánicas.

La serie de actividades conmemorativas al cuarto de siglo en el listado mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), incluye también un ciclo de conferencias y la inauguración de dos exposiciones fotográficas, que buscan hacer conciencia entre la población de la importancia de proteger los vestigios arqueológicos que se encuentran dentro del polígono de protección, declarado en 1988 como Zona de Monumentos Arqueológicos.

Como parte del ciclo de conferencias, este jueves, Aldo Guagnelli y Gonzalo Morales, del Centro de Estudios Teotihuacanos, dictarán la ponencia La protección de la Ciudad Prehispánica de Teotihuacan y su entorno.

Además, con el objetivo de presentar las acciones en materia de restauración y conservación que se han realizado en la también conocida como Ciudad de los Dioses, este miércoles se inauguró la exposición fotográfica La conservación del patrimonio cultural. Garantizando el futuro de los vestigios del pasado, en el Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”.

También se abrió al público la exposición temporal Sitios arqueológicos de México en la lista de Patrimonio Mundial en el vestíbulo del Ex Museo de Sitio, en Teotihuacan, que reúne imágenes e información sobre los sitios arqueológicos mexicanos que forman parte de la Lista de Patrimonio Mundial, como Palenque, Chichén Itzá, Monte Albán, El Tajín y Teotihuacan, entre otros.

La conservación de la Ciudad de los Dioses

La arqueóloga Verónica Ortega Cabrera señaló que la celebración por la inclusión de Teotihuacan en el listado de la UNESCO, se organizó no solo para mostrar los hallazgos arqueológicos más destacados en los últimos años, sino para resaltar la investigación científica desarrollada en el sitio, por especialistas del INAH y de otras instituciones en las últimas décadas.

“Una de las actividades más importantes que realizan los especialistas en Teotihuacan es la conservación de los bienes muebles e inmuebles que conforman su patrimonio arqueológico”, que alberga más de cien estructuras arquitectónicas expuestas al público, de magnitudes diversas, y que requieren de mantenimiento constante”, puntualizó.

En este sentido, explicó la exposición La conservación del patrimonio cultural… incluye imágenes de los proyectos de conservación integral de los complejos arquitectónicos Quetzalpapálotl, Atetelco, Jaguares y Plaza Oeste, que se han desarrollado bajo un criterio central de restauración que busca “revelar el valor estético de los monumentos y obtener una imagen homogénea de intervención para todo el conjunto arquitectónico”.

Ortega Cabrera destacó que casi la totalidad de los monumentos de la antigua ciudad prehispánica estuvo decorada con pintura mural, lo que permite comprender mejor la visión del mundo teotihuacano”. Por esta razón, la exposición muestra cómo los investigadores restauran esta manifestación artística que aún se halla en las edificaciones, pero también la que fue retirada de las mismas en décadas pasadas, además de los fragmentos de murales de variadas dimensiones, producto de las exploraciones arqueológicas.

Al respecto anotó, entre 2010 y 2012, el equipo de conservación registró cerca de siete mil fragmentos de pintura mural, en cuatro conjuntos arquitectónicos y dos estructuras arqueológicas, habiéndose restaurado tres pinturas murales, además de realizar una serie de acciones de conservación emergente en los conjuntos La Ciudadela, Edificios Superpuestos y Teopancazco.

También la Plaza Oeste, añadió la arqueóloga del INAH, desde 2009 se trabajó para controlar los deterioros causados por la lluvia que propiciaba humedad en la ventana arqueológica a través del basamento. Estas acciones son “un logro sin precedentes que servirá como modelo para futuras intervenciones de los monumentos arqueológicos”.

Finalmente, Verónica Ortega agregó que la exhibición da cuenta también de la conservación de piezas arqueológicas encontradas en Teotihuacan, clasificadas en objetos de cerámica, piedra, hueso, concha, pintura mural, entre otros materiales que están en constante proceso de estudio.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias (Querétaro al día), Querétaro en la Cultura y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario